viernes, 16 de diciembre de 2016

ENEMIGOS INVISIBLES DE LAS ABEJAS EN EUROPA


 Desde la CODACC queremos hacer una reflexión sobre esos enemigos de las abejas que no se ven a nivel de colmena y que se escapan a su posible solución in situ, pero que sin embargo diezman las poblaciones de abejas y de otros insectos polinizadores, como abejorros, mariposas, moscas, etc.

 
 
Se estima que solo para Europa los polinizadores contribuyen por lo menos en 22 mil millones de euros cada año para la agricultura europea, con un 84% de los 264 principales cultivos y más del 80% de las flores silvestres que requieren polinización por insectos, siendo las abejas el más importante al representar entre el 80-90% de la misma. Estos datos nos confirman el papel fundamental que juegan los polinizadores en la conservación de la biodiversidad de los ecosistemas y en gran parte de la producción alimentaria.

Consideramos que estos enemigos son:

·     El cambio climático.

 

El calentamiento global provoca alteraciones en las estaciones meteorológicas y una radicalización de los fenómenos atmosféricos.

 

Como consecuencia de ello:

 

-       Se producen cambios en los ciclos biológicos de las especies tanto vegetales como animales, entre ellas las abejas.

 

-       Favorece la invasión y aclimatación de especies exóticas foráneas.

 

-       Provoca pérdidas económicas y de biodiversidad.

 

·     Los plaguicidas sistémicos neonicotinoides.

 

Aparecieron en la década de los 90 y desde entonces son utilizados masivamente en la agricultura intensiva, siendo una de las causas de la mortalidad de las abejas y de otros polinizadores, ya que las desorientan y no logran volver a las colmenas.

 

·     La globalización.

 

El constante movimiento de materias primas y mercancías de un continente a otro ha contribuido entre otras cosas a:

 

-       La introducción y colonización de especies invasoras como la varroa en la década de los 80 y la Vespa velutina en el 2004.

 

-       La importación masiva de mieles muy baratas y de baja calidad que han hundido el mercado europeo de este producto.

 

·     La pérdida de flora apícola.

 

Debido a incendios forestales, desbroces, plantas invasoras, urbanismo, cambio climático, desforestación y la agricultura y ganadería intensivas basadas en los monocultivos y en la aplicación de herbicidas.

 

·     El modelo económico de desarrollo actual.

 

Sustentado en el crecimiento económico que obliga a que cada año haya que producir y ganar más ya que de lo contrario el sistema entra en crisis y se pone en peligro “el estado del bienestar”. Esto provoca a que cada vez haya que rentabilizar e intensificar las producciones sea como sea, lo que nos conduce a un agotamiento de los recursos naturales y a una explotación extrema de las tierras de cultivo y los animales domésticos.

 

También ha propiciado la modificación de los usos y costumbres de las zonas rurales por el éxodo de la población, abandono de los cultivos tradicionales, la introducción de otros nuevos, segunda residencia, turismo rural, etc.

 

·     Instituciones y administraciones públicas.

 

Dirigidas por políticos que no intentan resolver los problemas anteriores por que están más al servicio de lobbies formados por grandes multinacionales como farmacéuticas, exportadoras, petroleras, etc., que de los ciudadanos.

 

Además que recortan ayudas y dictan normas y decretos reguladores de la apicultura que no tienen en cuenta sus peculiaridades.

 

CONSECUENCIAS

·     Gran aumento de la mortandad de colonias de abejas (pasamos de una mortalidad anual de un 8-10% a más de un 30-40%) y a una preocupante desaparición de los polinizadores silvestres.

 

·     Pérdida de la biodiversidad en los ecosistemas naturales y disminución de la producción agraria debido a la falta de polinizadores.

 

·     Mayor incidencia de la varroa y del resto de las enfermedades de las abejas debido al debilitamiento de su sistema inmunológico.

 

·     Causar la introducción y expansión de enemigos como la avispa asiática, el abejaruco o el pequeño escarabajo de las colmenas.

 

·     Pérdida de rentabilidad y desaparición de pequeñas explotaciones apícolas, tan necesarias para una buena polinización.

 

POSIBLES SOLUCIONES

·     No demorar más la adopción de medidas necesarias para frenar el cambio climático.

 

·     Reducir la globalización, poniendo en valor y consumiendo las producciones locales y nacionales.

 

·     Prohibir todos los plaguicidas que afecten a la biodiversidad y a la salud humana.

 

·     Apostar por el I+D+I para el desarrollo sostenible de la economía.

 

·     Desarrollar técnicas de agroecología, para conseguir una agricultura y ganadería sostenibles medioambientalmente y que produzcan alimentos de calidad, variados y sanos.

 

·     Un etiquetado claro de los productos apícolas, que entre otras cosas especifique el lugar del que proceden y promocionarles como alimentos naturales beneficiosos para la salud de las personas.

Las abejas son un bioindicador de la calidad medioambiental, por lo que su retroceso nos indica que algo estamos haciendo muy mal. Nos están alertando de que estamos poniendo en peligro la salud del Planeta y por lo tanto también la nuestra.

Sin polinizadores nuestros campos, bosques y jardines serían muy tristes, sin los colores de las flores, y tendríamos una dieta “aburrida” y carente de nutrientes fundamentales para nuestra salud.

 

DEFENDAMOS NUESTRO DERECHO A

VIVIR EN UN PLANETA SALUDABLE

3 comentarios:

  1. Me parece extremadamente llamativo que en esta lista de enemigos de las abejas y soluciones propuestas, no figure una enemiga siempre oculta, por que nadie la menciona, esto es, la apicultura convencional que se EJECUTA en todo el planeta, -Y utilizo aquí la palabra EJECUTA, en el sentido de varias personas puestas delante de un paredón y ejecutadas a tiros de fusil-,.

    Una técnica llena de inútiles y dañinos malabares y el uso sistemático de fármacos y azúcar comercial a cambio de la maravillosa miel.

    Nunca dicen que los que envenenan la miel son los apicultores convencionales, y que hace décadas que no les permiten a sus abejas alimentarse con las reservas naturales por las que tanto trabajan.

    La apicultura convencional, es afín a la agricultura de muerte que se EJECUTA en todo el planeta, funcionales a un modelo de producción de alimentos envenenados por substancias que nos suministran a pasto para ganancia de unos y muerte y desgracia para millones.

    ResponderEliminar
  2. Les aviso que saqué una copia de pantalla con este comentario puesto aquí en este sitio.

    ResponderEliminar
  3. Manténgase conectado de forma no parada gracia nuestros paquetes ofrecen créditos entre
    individuos disponible día y noche tiene una tasa de interés del 2%
    A partir de 191 euros de correo electrónico solo. contacto: duroumarcel@gmail.com

    ResponderEliminar